Cafè Riutort es uno de esos rincones pacíficos, donde algo tan trivial como un café se convierte en una experiencia; su luminosidad y la infinita agradable banda sonora hacen, de este local, el lugar perfecto para parar el tiempo.

Sin perder su blanco minimalismo, las paredes se llenan de temporales propuestas artísticas, sus vitrinas de panes y bollería y el ambiente de café seleccionado podría llegar a confundirse con el mejor de los perfumes.

facebook   |