Sin el canto de sirenas

En Toque de Queda te obligarás a recluirte. Un antiguo horno de pan convertido, nada más entrar, en uno de tus lugares favoritos, tanto por la decoración, como por la atención dispensada por Alicia y Andrea, los mejores anfitriones, dispuestos a hacernos sentir como en casa.

Su propuesta de tablas de embutidos compuestas por productos Italianos y algunos locales, hacen muy distinto lo que nos es cotidiano. Cásalo con su cava rose.

Una sugerencia personal, su provolone con setas es imprescindible.

web   |   facebook